lunes, 10 de mayo de 2010

cada noche, Griselda García

Cada noche Padre
ciego de ardor
golpeaba la cuna de carne
donde yo crecía.

Mi cuerpo
recuerda la embestida
mes a mes.
En sangre acusa aquel deseo,
este terror.

"El llamado de la sangre", La ruta de las arañas, 2005

1 comentario:

  1. David Antonio Sorbille dijo...
    Versos impactantes. Todo un drama en una muy buena poesía.

    ResponderEliminar

recienvenidos